Alberto Lara, presidente de Mancha Norte, José Juan Fernández, director general de Desarrollo Rural, y Sergio Navas, alcalde de Herencia, han visitado hoy la significativa intervención en la Ermita de San Juan. Esta obra, enmarcada en un proyecto de conservación y restauración, busca preservar este patrimonio cultural y religioso para las futuras generaciones.

Durante años, la Ermita de San Juan ha sido un símbolo de la identidad local de Herencia, un lugar de encuentro y devoción para muchos. Sin embargo, el paso del tiempo y los efectos del deterioro han requerido una acción decidida para asegurar su integridad estructural y su valor histórico.

En este sentido, la intervención que se está llevando a cabo abarca diversos aspectos, desde la restauración de fachadas hasta la implementación de medidas para garantizar la seguridad estructural y la conservación a largo plazo. Se han realizado trabajos de impermeabilización en la cubierta, eliminación de humedades y reparación de muros, entre otros.

Uno de los aspectos destacados de esta intervención es la instalación de un sistema de ventilación en la base de los muros, diseñado para prevenir la acumulación de humedad y garantizar la estabilidad de la estructura. Esta innovadora solución, propuesta por expertos en arquitectura y restauración, representa un paso importante hacia la preservación del edificio.

Además de los trabajos estructurales, se están llevando a cabo mejoras en la accesibilidad y la funcionalidad del espacio, con la instalación de rampas y la renovación de áreas complementarias todo ello acorde a criterios de patrimonio. Estas mejoras no solo contribuirán a la comodidad de los visitantes, sino que también permitirán una mayor integración del edificio en la vida comunitaria.

El coste total de la reforma asciende a 129.000 euros, de los cuales 103.000 provienen de la aportación de la ayuda otorgada por Mancha Norte. La finalización de estas obras está prevista para el próximo mes de julio, con la esperanza de inaugurar oficialmente la Ermita de San Juan el 14 de septiembre, coincidiendo con la festividad del Cristo. Será un momento de celebración y gratitud por el esfuerzo conjunto que ha hecho posible este importante proyecto.

Se ha destacado el esfuerzo y la colaboración de todas las partes involucradas en este proyecto, desde la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha hasta las autoridades locales, los expertos en restauración, incluyendo a la hermandad y a la parroquia. Gracias a esta colaboración y a la financiación de Mancha Norte, se ha dado un paso importante hacia la conservación de esta pieza de patrimonio cultural y religioso.