Mancha Norte Desarrollo e Innovación Teléfono: 926 58 41 51

El devenir de Arenales de San Gregorio se entrelaza, histórica y afectivamente, con el de Campo de Criptana. Y es que, hasta el 20 de febrero de 1999 (fecha en la que se constituye como municipio independiente), Arenales de San Gregorio era una entidad de ámbito territorial inferior al municipio y, por lo tanto, tenía al Ayuntamiento criptanense como cabecera.

En sus orígenes, Arenales aglutinaba unas decenas de huertas y norias -el escudo del municipio recoge estas raíces-, que abastecían de hortalizas a Campo de Criptana. Pascual Madoz, hacia 1845, habla de “50 huertas, con casa de habitación en cada una, que si estuvieran reunidas formarían una buena aldea...”. En el padrón de habitantes que elabora Campo de Criptana en los años 1860 y 61, aparecen los nombres y otros datos de los hortelanos del “Caserío de los Arenales”; se hace mención de 33 casas y 123 habitantes. De 1880 data la declaración de “Colonia Rural de Arenales de La Moscarda”.

Historia Arenales

Habitaban la aldea 39 familias de colonos (165 habitantes) en otros tantos edificios: cocederos (”cocían el mosto” para la obtención de vino), caserías o quinterías y otras viviendas. Muchos colonos vinieron de los pueblos de alrededor atraídos por los privilegios que otorgaba la ley de colonias agrícolas de Isabel II (1868), como los relativos al “tributo de la sangre”: los colonos asentados en esta zona eximían a sus hijos del servicio militar. La citada ley se derogó en 1899. En estos años se planta el pinar que identifica a Arenales de San Gregorio (como dato curioso, hay que destacar que en 1976 hubo una oposición popular al arranque de los pinos que pretendía llevar a cabo su propietario, José Monserrat, quien, más tarde, cedería gran parte del pinar a los arenaleros).

El centro religioso en aquel entonces es el llamado “Cocero de la Misa”, que inicialmente sirve de lugar de culto para los trabajadores del Conde de las Cabezuelas y que a partir de 1836, aproximadamente, queda como único lugar de culto para los arenaleros. El otro lugar donde se podía oír misa, la Casa de los Frailes del Convento de Carmelitas –“Casa de los Rufinos”–, pasa a manos privadas con las desamortizaciones. El citado “Cocero de la Misa” se erige como parroquia oficial hacia 1904 y hasta 1916, momento en el que se abren las puertas del nuevo templo, ubicado en los terrenos cedidos por Francisco Olmedo; en 1975 se levantaría el actual en este mismo emplazamiento.

En 1888, según figura en el Nomenclátor del Instituto Estadístico de C. Real, el núcleo de población de Arenales está considerado como “aldea”. Administrativamente, con respecto a Campo de Criptana, Arenales es un “Anejo en Pedanía” a partir de 1893. Vicente Lara Espinosa es el primer Alcalde Pedáneo.

Durante la primera mitad del siglo XX, Arenales va adquiriendo infraestructura y aumentando el número de habitantes: en 1960 cuenta con 992 vecinos, aunque algunos de ellos emigran, buscando mejorar su nivel de vida, a Alcalá, Getafe, Alicante o Valencia, principalmente.

En 1956 Arenales toma el nombre actual de Arenales de San Gregorio, sustituyendo al de Arenales de la Moscarda. Desde finales del siglo pasado, Arenales ha acelerado su modernización, consiguiendo que en la actualidad el nivel y la calidad de vida sean similares a los de los pueblos vecinos.

banner convocatoria 1200